Bizcocho de chocolate

¡Hola! Hoy quiero compartir contigo una receta para preparar un delicioso bizcocho de chocolate que es una opción ideal para merendar con un vaso de leche calentita en estos días de frío. Seguro que a los más peques de la casa les sacas una preciosa sonrisa cuando los sorprendas con este bizcocho, ¡Te lo digo por experiencia!

Es un bizcocho de cacao con un sabor a chocolate intenso y una textura jugosa suave y fina. Así sólo es delicioso, pero también es ideal como bizcocho base para tartas.

bizcocho de chocolate

Ingredientes:

  • 150 g de harina común
  • 2 huevos talla M
  • 250 g de azúcar
  • 50 g de cacao puro en polvo
  • 80 ml de aceite de oliva suave
  • 150 ml de leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharaditas de levadura química (polvos de hornear)
  • 150 ml de agua

He grabado un vídeo con el paso a paso de la receta para que te resulte más cómodo

Si te ha gustado ver la receta en vídeo, en mi canal de YouTube tengo muchas más, puedes suscribirte aquí.

 

Preparación:

  1. Comenzamos poniendo a los huevos en un bol grande y los batimos un poco, es muy importante que todos los ingredientes que utilicemos para el bizcocho estén a temperatura ambiente. Luego, le agregamos el azúcar en forma de lluvia, poco a poco, para que se vaya disolviendo en los huevos. Batimos a velocidad alta hasta que espumen y blanqueen y hayan aumentado el volumen; es muy importante que coja cuerpo, ya que, así conseguiremos que el bizcocho quede muy esponjoso.
  2. Luego, añadimos el aceite yo estoy utilizando de oliva suave pero también se puede utilizar aceite de girasol y batimos hasta que esté integrado.
  3. Después, juntamos los ingredientes secos ponemos la harina junto con el cacao y la levadura química y mezclamos bien. Por otro lado, vamos a diluir el extracto de vainilla en la leche.
  4. A continuación, agregamos un tercio de la mezcla de harina y cacao, tamizándola para que no se formen grumos, al batido anterior. La incorporamos con movimientos suaves y envolventes para no perder la estructura y el aire que le hemos dado la masa. Después, añadimos la mitad de la leche con vainilla y también la integramos muy suavemente en la mezcla. Volvemos a agregar e incorporar otro tercio de la mezcla de harina y cacao. Luego, el resto de la leche con vainilla y finalizamos con el resto de la mezcla de harina y cacao.
  5. Seguidamente agregamos el agua que debe estar muy caliente, le ponemos agua caliente para que se disuelva el cacao y el bizcocho no quede reseco sino húmedo, tierno y esponjoso. Debemos intentar incorporarla también muy suavemente. Aunque, de todas maneras esta mezcla va a quedar muy líquida, pero no te preocupes esto es algo totalmente normal. Pasamos una lengua de repostería para recoger la mezcla que se ha quedado en las paredes del bol y lo envolvemos todo bien.
  6. A continuación, vertemos la masa en un molde apto para horno. Yo voy a utilizar uno de 18 centímetros de diámetro que previamente forrado con papel vegetal, también si lo prefieres se puede engrasar y enharinar. Lo llevamos al horno precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo durante 45 minutos, el tiempo puede variar dependiendo de cada horno, así que justo antes de sacarlo puedes pincharlo con un palillo y si éste sale limpio estará listo si no lo debes dejar unos minutos más hasta que esté cocido.
  7. Una vez que los saquemos del horno lo dejamos reposar dentro del molde durante unos diez minutos, ya que, si intentamos sacarlo tan caliente puede romperse. Por último, lo sacamos del molde y lo dejamos sobre una rejilla para que se enfríe completamente.

¡Besos y hasta la próxima!

firma daliciasrecetas

Otras recetas que quizás te gusten:

   

Para imprimir bizcocho de chocolate:

Bizcocho de chocolate
 
Autor:
 
Ingredientes
  • 150 g de harina común
  • 2 huevos talla M
  • 250 g de azúcar
  • 50 g de cacao puro en polvo
  • 80 ml de aceite de oliva suave
  • 150 ml de leche
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 2 cucharaditas de levadura química (polvos de hornear)
  • 150 ml de agua
Preparación
  1. Comenzamos poniendo a los huevos en un bol grande y los batimos un poco, es muy importante que todos los ingredientes que utilicemos para el bizcocho estén a temperatura ambiente. Luego, le agregamos el azúcar en forma de lluvia, poco a poco, para que se vaya disolviendo en los huevos. Batimos a velocidad alta hasta que espumen y blanqueen y hayan aumentado el volumen; es muy importante que coja cuerpo, ya que, así conseguiremos que el bizcocho quede muy esponjoso.
  2. Luego, añadimos el aceite yo estoy utilizando de oliva suave pero también se puede utilizar aceite de girasol y batimos hasta que esté integrado.
  3. Después, juntamos los ingredientes secos ponemos la harina junto con el cacao y la levadura química y mezclamos bien. Por otro lado, vamos a diluir el extracto de vainilla en la leche.
  4. A continuación, agregamos un tercio de la mezcla de harina y cacao, tamizándola para que no se formen grumos, al batido anterior. La incorporamos con movimientos suaves y envolventes para no perder la estructura y el aire que le hemos dado la masa. Después, añadimos la mitad de la leche con vainilla y también la integramos muy suavemente en la mezcla. Volvemos a agregar e incorporar otro tercio de la mezcla de harina y cacao. Luego, el resto de la leche con vainilla y finalizamos con el resto de la mezcla de harina y cacao.
  5. Seguidamente agregamos el agua que debe estar muy caliente, le ponemos agua caliente para que se disuelva el cacao y el bizcocho no quede reseco sino húmedo, tierno y esponjoso. Debemos intentar incorporarla también muy suavemente. Aunque, de todas maneras esta mezcla va a quedar muy líquida, pero no te preocupes esto es algo totalmente normal. Pasamos una lengua de repostería para recoger la mezcla que se ha quedado en las paredes del bol y lo envolvemos todo bien.
  6. A continuación, vertemos la masa en un molde apto para horno. Yo voy a utilizar uno de 18 centímetros de diámetro que previamente forrado con papel vegetal, también si lo prefieres se puede engrasar y enharinar. Lo llevamos al horno precalentado a 180 grados con calor arriba y abajo durante 45 minutos, el tiempo puede variar dependiendo de cada horno, así que justo antes de sacarlo puedes pincharlo con un palillo y si éste sale limpio estará listo si no lo debes dejar unos minutos más hasta que esté cocido.
  7. Una vez que los saquemos del horno lo dejamos reposar dentro del molde durante unos diez minutos, ya que, si intentamos sacarlo tan caliente puede romperse. Por último, lo sacamos del molde y lo dejamos sobre una rejilla para que se enfríe completamente.

 

 

También te puede gustar

Deja un comentario